Manifiesto

 

En junio de 2002, Kuropatwa presentó la muestra retrospectiva Manifiesto en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

La exhibición cubrió sus trabajos de las últimas dos décadas, más dos series que no habían sido expuestas con anterioridad: Pescados y Flores.

En el catálogo, Kuropatwa publicó lo que vendría a ser su texto programático: “En fotografía, primero es la mirada. Eso no significa estar mirando, a ver cuándo aparece algo gracioso. La foto es un episodio solemne. Cada imagen tiene que ser buscada. Aun cuando la foto sea un hallazgo del momento, el trabajo sigue siendo de composición. Una foto es una captura. A la foto hay que trabajarla. Las cámaras de última generación dan todo resuelto. Eso no sirve: hay que saber exponerse al error y hay que poder exponer el error... La toma debe concretarse primero en la imaginación. Las ideas están muy adentro. Los sentimientos, en cambio, son más visibles... hay gente que no mira y no ve. No importa, hay que darle alguna sensación que la lleve al goce. Es la mejor manera que tengo de definir la fotografía. ¿Cómo sacar una buena foto? Sin intelectualizar. Para fotografiar, hay que cautivar. Ya sea el corazón del producto o el alma del modelo. Mi corazón no se lo doy a nadie. Mi alma, sólo a la fotografía”.

Log in

fb iconLog in with Facebook
create an account